egun On

Martes, 28 de septiembre de 2021
Núm 910/2021
Año XXXIV

La venta de ITP a Bain sigue sin cumplir las exigencias de los gobiernos central y vasco (El Correo, El País, Cinco Días, Expansión)

La multinacional Rolls Royce y el fondo de inversión norteamericano Bain firmaron ayer un acuerdo para la venta de la empresa vasca ITP Aero, fabricante de componentes de motores de aviación y propiedad hasta ahora de la compañía británica. El acuerdo, de momento una manifestación de intenciones, es todavía precario porque requiere la autorización del Gobierno español y aún no se han cumplido todas sus exigencias. También lo es porque todo apunta a que la configuración final de los compradores va a cambiar de forma sustancial en los próximos meses. Así, Bain anunció ayer una especie de prórroga para intentar completar el accionariado con otros socios españoles que, como demanda el Ejecutivo de Pedro Sánchez, conformen un núcleo duro para garantizar el arraigo y la estabilidad de la empresa en el futuro. La transacción se ha valorado en 1.700 millones de euros. Rolls garantizó que Carlos Alzola permanecerá como primer ejecutivo de la empresa. Bain ha conseguido el respaldo de dos socios nacionales –la empresa guipuzcoana SAPA, propiedad de la familia Aperribay y dedicada a equipamiento de Defensa, y el fondo de inversión JB Capital, liderado por Javier Botín–, pero tienen un carácter testimonial. Su participación apenas llegará a un 6%.

ITP pasará a manos del fondo Bain con la guipuzcoana SAPA como socio industrial (Diario Vasco)

ITP Aero pasará a manos del fondo de inversión estadounidense Bain Capital Private Equity, que pagará a Rolls Royce, su actual propietario, cerca de 1.700 millones de euros. La guipuzcoana SAPA Placencia se incorporará también al accionariado de ITP en el papel de socio industrial con una participación inicial del 5% ampliable después, mientras que JB Capital –la sociedad de inversión liderada por Javier Botín– formará también parte del consorcio que controlará el futuro del fabricante de motores de aviación de Zamudio. La operación recibió el visto bueno del Gobierno central, que expresó su confianza en que «aporte a ITP Aero certeza, estabilidad y un horizonte de empleo e inversión». También el Ejecutivo vasco dio sus parabienes. La entrada de SAPA en el corazón de ITP sitúa a la compañía de Andoain en una inmejorable posición estratégica para ampliar sus capacidades al ámbito aéreo en un momento óptimo, toda vez que ITP forma parte del elenco de empresas que serán protagonistas del llamado Futuro Sistema Aéreo de Combate o FCAS (siglas del inglés Future Combat Air System). Fuentes de Sapa resaltaron a DV su satisfacción por «jugar un papel en la consolidación, la estabilización y el crecimiento de un sector apoyado en la tecnología, mediante un paso con que se busca también generar actividad aquí». 

El Gobierno Vasco ve en la operación una garantía industrial y para el empleo (Diario Vasco)

La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, manifestó ayer en Zamudio su satisfacción porque el acuerdo para la compraventa de ITP «está en sintonía con las condiciones establecidas desde Euskadi, ya que el foco está puesto en el proyecto industrial y el empleo». La consejera añadió que «es un punto de partida interesante para el futuro de ITP, una empresa estratégica para el sector aeronáutico vasco». Ahora bien, se ha rebajado la tensión, pero se mantienen las alertas. Tapia recordó que el lehendakari ya había advertido que el Gobierno Vasco ha establecido «cuáles son los requisitos que tienen que darse para entrar a formar parte de la futura empresa». En este sentido, reiteró que el Ejecutivo accederá a su capital con un «importante desembolso», siempre y cuando el centro de decisión, así como el domicilio fiscal y social permanezcan en Euskadi. Además, indicó la consejera, será necesaria la definición de un proyecto industrial «sólido y con músculo financiero, en el que se mantenga la inversión, la apuesta por la I+D y el empleo». Para que esto sea así, la consejera remarcó que «harán falta medidas de control para el cumplimiento de lo acordado».

Sener, Aciturri, Indra y Aernnova, descabalgados (Expansión)

Ninguno de los inversores españoles que acompañarán a Bain en el nuevo accionariado de ITP formaban parte de los favoritos cuando Rolls-Royce lanzó el proceso de venta a finales del año pasado. Sener estuvo negociando con Bain hasta la semana pasada su participación en el consorcio ganador. Era la preferida por el Gobierno vasco y acudía acompañada de las sociedades patrimoniales del presidente de Gestamp, Francisco J. Riberas, y del fundador de Solarpack, José Galíndez. Aciturri había formado el consorcio con el fondo británico Cinven que compitió a finales de julio con Bain por el acuerdo de negociación en exclusiva para la compra de ITP. La empresa burgalesa, que es la favorita de la Sepi, no ha dejado de estar interesada en el fabricante de motores. Cinven también se había ofrecido a poner el dinero si fracasaba el plan de Bain. En una fase anterior, el fondo Towerbrook se mostró interesado por ITP. Esta firma es accionista de referencia de otro gran proveedor aeronáutico español, Aernnova, con quien aspiraba a conformar una oferta.

Nuevo varapalo judicial a PCB, al ser rechazado el ERTE (El Correo)

Justo el día en que se conocía un principio de acuerdo para vender ITP Aero al fondo Bain, una de las patas del grupo aeronáutico vasco, PCB, recibió un nuevo varapalo judicial. Y ya van tres. El juzgado de lo Social número 9 de Bilbao ha vuelto a dar la razón a los sindicatos y declarado «injustificado» el ERTE que presentó la compañía, con plantas en Barakaldo y Sestao, en abril. Este expediente temporal sucedió al despido de 87 trabajadores, que fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV). La razón esgrimida entonces fue que estaba prohibido despedir por una crisis coyuntural ligada al covid y que había que recurrir a medidas temporales. Pero el juez Orive también echa abajo el ERTE porque dice que si no había causas económicas y productivas para una cosa, tampoco las hay para la otra. El expediente temporal fue impugnado por tres de los cuatro sindicatos con representación en el comité –ELA, CC OO y LAB, no así UGT–. El ERTE en cuestión se extiende desde abril de este año hasta diciembre de 2022, con 45 días, y afecta a los 286 trabajadores de producción de los más de 500 que suman las plantas de la Margen Izquierda. No obstante, cabe señalar que deja fuera a los 87 despedidos dentro del ERE, que fue anulado por el Superior y que, por decisión de la compañía, están cobrando el salario íntegro en sus casas en vez de ser reincorporados a la actividad. PCB tomó esta decisión tras alegar «falta de trabajo».

Preacuerdo para prorrogar los ERTE hasta el 28 de febrero del año que viene (El Correo, Diario Vasco, El País, Cinco Días, El Mundo, Expansión)

Gobierno, sindicatos y patronal alcanzaron a última hora de la tarde de ayer un acuerdo para prorrogar los ERTE hasta el próximo 28 de febrero de 2022, un mes más de lo previsto inicialmente. Después de un día de intensos y continuos contactos, el Ejecutivo finalmente presentó una última propuesta en la que incluyó una serie de mejoras que, esta vez sí, consiguió el apoyo de los agentes sociales. La CEOE se reunió anoche de urgencia y dio su visto bueno, aunque falta aún que UGT lo ratifique. El nuevo decreto se aprobará en el Consejo de Ministros de hoy, en el que también se dará luz verde a la subida del salario mínimo. El gran escollo estaba, como en anteriores ocasiones, en las exoneraciones a las cotizaciones sociales y el rechazo por parte de sindicatos y patronal de vincularlas a la formación. Finalmente se llegó a un término medio: no será obligatorio para las empresas impartir cursos de recualificación para sus trabajadores en ERTE, pero si lo hacen disfrutarán de mayores rebajas en sus cotizaciones sociales. Concretamente, en los ERTE por limitación todas empresas tendrán una exoneración del 80% de las cuotas de sus trabajadores en ERTE si les ofrecen formación. En caso de que no sea así, la rebaja en la cuota se reduce al 40% para las compañías que tengan más de 10 trabajadores, y al 50% si tienen 10 empleados o menos. En los ERTE de impedimento de actividad las empresas mantendrán el 100% de exoneración en cualquier caso. Las horas de formación también variarán en función del tamaño de la empresa. Asimismo, las ayudas a los autónomos también se renuevan cinco meses. 

Las grandes bodegas de Rioja Alavesa se reivindican como creadoras de marca (El Correo Araba)

La exportación cada vez juega un papel más relevante entre las bodegas de Rioja Alavesa. Pero la comarca todavía no tiene el reconocimiento deseado en los mercados internacionales. «Ese trabajo también debe partir de nosotros, de las grandes bodegas, que somos las que hemos de hacer región y territorio. Borgoña se conoce por sus vinos y si tiene renombre es por ellos. Aquí –sin entrar en el debate de la diferenciación de Rioja Alavesa y Rioja–, ha de suceder eso también», reconoció ayer Pablo Álvarez, consejero delegado de Vega Sicilia, que, en alianza con la familia Rothschild, lideran la bodega Macán en Samaniego. Fue uno de los asistentes a la asamblea general de la Asociación de la Empresa Familiar de Euskadi (Aefame) –integrada por 62 compañías vascas que dan empleo a 148.000 personas– que se celebró en Bodegas Torre de Oña, del grupo La Rioja Alta. Su presidente, Guillermo de Aranzabal, señaló que la marca Rioja «tiene un nombre y un prestigio internacionales que es imposible renunciar a ellos». Rioja Alavesa «es conocida, pero más a nivel local». Sin embargo cree que la apuesta por diferenciar sus vinos dentro de la Denominación de Origen «es oportuna porque en muchos casos la filosofía de las bodegas» es distinta a la que tienen otras zonas de Rioja. En este sentido, Álvarez cree que hay «un buen número de vinos en Rioja Alavesa» que tienen «renombre internacional –él conoce bien los mercados de todo el mundo ya que exporta a 150 países– y contribuyen a «hacer región». 

Energía y los problemas de suministro disparan un 18% los precios industriales (Expansión)

 A esa brecha inicial entre consumo y producción, que se ha visto ensanchada por los cuellos de botella en las cadenas de suministro por efecto de la variante Delta, hay que añadirle la escalada histórica de los precios energéticos y el fuerte encarecimiento de materias primas esenciales como el petróleo, los metales o la madera, provocando una bola de nieve en los precios industriales que no ha parado de crecer en los últimos seis meses. Y sin visos, de momento, de haber alcanzado techo. Los precios industriales crecieron un 18% en agosto en tasa anual, casi 2,5 puntos por encima del dato de julio, aupándose a niveles inéditos desde mayo de 1980 (esto es, desde hace más de cuatro décadas), según los datos publicados ayer por el INE. Es una pésima noticia para la recuperación, ya que el esprint de los costes industriales comprime los márgenes de las empresas y, pese a que ese incremento no se está repercutiendo al consumidor en su totalidad, su influjo se está dejando notar ya con fuerza en los precios de consumo, disparando la inflación hasta niveles que no se veían desde 2012 (un 3,3% en agosto). Y es que el imparable ascenso de costes y precios merma la capacidad inversora del tejido empresarial y resta poder adquisitivo a las familias. El principal culpable de la pronunciada subida de los precios industriales es el fuerte y prolongado tirón de los costes energéticos, que en agosto pasado se catapultaron un 41,6% en tasa anual, siete puntos y medio más que en julio y un alza sin parangón desde junio de 1981. En el epicentro de este súbito encarecimiento (en febrero pasado los precios industriales apenas repuntaban un 0,6%) se encuentra el precio estratosférico alcanzado por la electricidad (el megavatio hora se pagará hoy por encima de los 182 euros, el triple que hace un año), y en menor medida del gas.

España tiene la mitad de tasa de empleo que la UE en los mayores de 64 (El País)

En el grupo entre 64 y 75 años, España tiene la mitad de gente trabajando que el resto de la Unión. Mientras que en el mercado laboral español el porcentaje de personas con esas edades que todavía tiene empleo es del 4,9%, en la UE se sitúa en el 9,5%. Francia se encuentra igual que España. En Alemania está en el 13%. En Italia, en el 8,9%. En Irlanda y Suecia, en el 18%. Y en Portugal en el 16%. Con el fin de mejorar estas cifras, Escrivá ha propuesto reforzar los incentivos para jubilarse más allá de la edad legal de retiro, ahora en los 66 años: en el proyecto de ley que se tramita en las Cortes plantea subir la pensión un 4% por año demorado o elegir en su lugar un pago único. Y España también figura peor al analizar el colectivo entre 55 y 64 años. La proporción de gente con empleo en esa edad ha subido en la UE en unos 15 puntos porcentuales en una década, desde el entorno del 45% hasta casi el 60% en 2019 y 2020. Es decir, ha habido un aumento muy sustancial. En España también se ha elevado mucho pero algo menos: unos 10 puntos porcentuales, desde el 44% hasta el 54%. Es decir, la mejora se está produciendo de forma más lenta. Si se examinan los países de la OCDE, el porcentaje de población trabajando de 55 a 64 años ha crecido en casi dos décadas en más de 17 puntos porcentuales, desde el 43,9% del 2000 al 61,5% en 2018.

Punto final al teletrabajo por coronavirus (Deia)

El regreso a la oficina de los funcionarios de la administración estatal, prevista para el inicio de este mes de octubre, marca el punto final simbólico de lo que ha sido este año y medio de teletrabajo forzoso a causa de la pandemia. El sector público recupera prácticamente la normalidad (los funcionarios del Estado aún podrán trabajar desde casa un día a la semana), mientras que buena parte de las empresas privadas, muchas antes del verano, habían ido ya organizando la vuelta a la oficina. Quedará en pie, eso sí, el teletrabajo que ya existía antes de la pandemia y el que ha llegado a causa del covid y, por circunstancias, lo ha hecho para quedarse. Algunas grandes empresas, en línea de lo establecido en la nueva ley, han aprovechado este último año y medio para acordar con sus trabajadores sistemas mixtos que permitan hacer desde casa una parte de la jornada. En la CAV, Eustat situaba el porcentaje de vascos que hacían al menos un tercio de su jornada en su domicilio en el inicio de 2021 en el 12%, aunque en los primeros compases de la pandemia el alcance fue mayor. La nueva ley impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez en la pandemia considera teletrabajo regular el que se realiza en esta modalidad durante al menos el 30% de la jornada en un periodo de tres meses, es decir, al menos un día y medio por semana. Las empresas deben regular este sistema de trabajo, normalmente a través de la negociación colectiva, y concretar aspectos como el pago de los gastos, el horario o el equipamiento necesario. En todo caso, acogerse al teletrabajo debe ser voluntario tanto para la empresa como para el trabajador.

Los británicos agotan los surtidores de gasolina entre atascos y peleas (El Correo, El País, El Mundo)

La escasez de camioneros complica la distribución de combustible y se multiplican las peleas en las estaciones. Colas en las gasolineras a las cinco de la mañana, peleas por el acceso a los surtidores, temor a que el personal de los servicios sanitarios no pueda acudir a su trabajo si no se le da prioridad y una reducción radical del tráfico. Esos son algunos rasgos de las circunstancias que se viven en Reino Unido después de que el viernes se filtrase un mensaje de alarma de British Petroleum sobre el suministro de combustible por falta de transportistas. El Gobierno británico ha anunciado que está preparando a militares para la posibilidad de que salgan a las carreteras para paliar el desabastecimiento. El Ejecutivo de Johnson ha alterado también sus principios restrictivos sobre la inmigración y ofrecerá 5.000 visados a camioneros extranjeros. El permiso durará tres meses, de modo que serían despedidos y expulsados del país en las fechas navideñas. Los sindicatos han advertido de que es improbable que camioneros de la Unión Europea regresen. El problema no es solo el Brexit. Continuos testimonios en los últimos días señalan que la contratación de empresas de logística por grandes supermercados o propietarios de gasolineras ha reducido los costes a esos conglomerados, pero a cargo de la pérdida de poder adquisitivo de los camioneros y al deterioro de sus condiciones laborales.

Euskadi se prepara para «recuperar pronto una situación de casi normalidad» (El Correo)

Si la tendencia a la baja de la pandemia no se tuerce, octubre será el mes en el que Euskadi roce la ansiada normalidad. Año y medio ha tenido que pasar para que los vascos se encuentren «cerca de poder vivir de otra manera», afirmó ayer la consejera de Salud, Gotzone Sagardui. Habrá normas, como el uso de la mascarilla, que lo pronosticó «para mucho tiempo». Pero la inminente relajación de las restricciones y el fin de la emergencia sanitaria una vez que la comunidad se sitúe por debajo de los 60 casos de incidencia –la curva descendió hasta los 89–, permitirá el retorno a una vida muy parecida a la que se conocía antes de la crisis. «Si el virus no sorprende con nuevas mutaciones, pronto vamos a tener una situación de casi normalidad. La pandemia no habrá acabado, pero conviviremos con el virus con normalidad».