egun On

Lunes, 6 de septiembre de 2021
Núm 888/2021
Año XXXIV

Los beneficios de los fabricantes de automóviles se disparan (El País)

Los cuellos de botella en el suministro de semiconductores vuelven a estrangular con fuerza la fabricación europea de vehículos. Los plazos de entrega pasan por su peor momento desde que se desencadenó la crisis a finales del año pasado, según el grupo financiero Susqueshanna. Por si fuera poco, los rebrotes de coronavirus en Malasia, un relevante eslabón en la cadena de producción de microchips, han agudizado el problema. Aun así, y aunque condenados a contener sus líneas de montaje, las marcas europeas están cruzando con éxito la tempestad: no solo no hay una afectación visible en sus cuentas de resultados, sino que, salvo Renault, todos ganan más que antes de la pandemia. Los buenos resultados son el reflejo de varios factores. El primero es que las ventas globales se han recuperado respecto al año pasado. El segundo, que los fabricantes aplicaron programas de recortes de gastos desde 2018 que están fructificando ahora. Y el tercero, y según los analistas el principal, se encuentra en el hecho de que los fabricantes están aplicando políticas de ventas centradas en los coches más caros. A los particulares se les venden con éxito vehículos de mayor gama o más equipados.

«Es frustrante no poder vender un coche a una persona que lo quiere comprar» (Diario Vasco)

Javier Bagües, presidente del sector de ventas de AEGA, analiza la situación de las ventas en los concesionarios, lastrada por la crisis de los microchips. La crisis de los microchips en las fábricas de automóviles y la posterior demora en los plazos de entrega hunden la venta de coches en Gipuzkoa. El sector del automóvil no levanta cabeza. Los últimos datos sobre venta de vehículos evidencian la delicada situación que atraviesan, sin distinción, los concesionarios de todas las marcas en Gipuzkoa, que han registrado el peor agosto de la historia, superando incluso a los años en los que la crisis financiera golpeaba con fuerza. La cifra es realmente preocupante. 399 turismos matriculados el mes pasado con una caída en lo que va de año que roza el 14%, y eso sobre el año anterior marcado por lo más duro de la pandemia. Los números rojos no son exclusivos del territorio, sino que se extienden a todo el País Vasco (-11,1%), que ostenta la mayor caída entre las comunidades autónomas. Javier Bagües, presidente del área de la división de ventas de la Asociación de Empresarios de Automoción de Gipuzkoa (AEGA), asume que la situación del sector es muy preocupante.

El Gobierno defiende que la subida de los precios no es preocupante y la industria critica la pérdida de competitividad (Expansión)

El Gobierno se lanzó ayer en tromba a defender la idea de que la subida de los precios experimentada en los últimos meses no es preocupante. Y ello, a pesar de que la factura de la luz en el mercado mayorista alcanzará hoy un nuevo máximo histórico, cuadruplicando las cifras del año pasado  Por un lado, la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, señaló que la subida de los precios no es preocupante, ya que se debe al crecimiento económico; por otro, el presidente Pedro Sánchez señaló que la factura eléctrica este año será la misma que en 2018, el año de su llegada al poder. Todo ello contrasta ampliamente con la visión de la industria, que advierte de que la subida de los costes es crítica para su competitividad internacional. Calviño, afirmó ayer en una entrevista en el diario italiano La Stampa que la inflación no tiene que preocupar porque se debe al crecimiento, por lo que no conllevará una pérdida de competitividad estructural a medio plazo. “La inflación no puede ser la principal preocupación. Después de tantos años en los que la tendencia de los precios se ha mantenido por debajo de los objetivos del Banco Central Europeo (BCE), sería completamente prematuro comenzar a considerar que un poco de inflación es un problema”. Mientras, la industria electrointensiva, critica la “pérdida de competitividad internacional” provocada por la subida de los costes energéticos, más intensa que la de la mayor parte de los países europeos. El director general de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (Aege), Fernando Soto señaló ayer que está “preocupado” por esta pérdida de competitividad y señaló que el Gobierno tiene margen para hacer más, sin tener que llevar adelante medidas de dudosa viabilidad y eficacia a corto plazo como las que plantea Podemos.

La escasez de gas amenaza a las grandes industrias en Europa (Expansión)

Centrica, el propietario de British Gas, ha advertido de los altos precios provocados por una crisis global de abastecimiento, que podría elevar las facturas de los hogares y obligar a negocios intensivos en energía de Reino Unido y Europa a limitar la actividad este invierno. Los precios del gas natural alcanzan ya niveles récord para esta época del año, cotizando a unas cinco veces su nivel en 2019. Se teme que los países europeos puedan sufrir problemas de abastecimiento este invierno, cuando la demanda es más fuerte, ya que los proveedores de gas no han podido llenar los depósitos durante el verano. Cassim Mangerah, responsable de comercialización de energía en Centrica, advierte de que un invierno largo o especialmente frío podría provocar una subida de los precios, lo que dejaría a algunas empresas que consumen mucha energía sin otra opción que limitar la producción. “Nunca habíamos visto una situación de los precios como ésta. Si no se puede atraer oferta, la única alternativa es reducir la demanda para equilibrar el mercado”, explica Mangerah. “Si este invierno hay escasez de oferta, la otra forma de equilibrar el mercado es a través de la actividad económica. Si los precios son realmente elevados, algunas empresas dependientes del gas en Reino Unido y Europa podrían decidir simplemente no producir”.

“Habrá un gran plan de choque para bajar la luz y reformar el sector” (Expansión)

“Hasta ahora se ha hecho muy bien para crear un clima propicio para la inversión en el sector energético en España, pero necesitamos que el usuario esté con nosotros y que también perciba que el esfuerzo que se está haciendo se traduce en un abaratamiento de los precios”. De esta forma sencilla empieza a explicar Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en una entrevista los pasos que va a dar el Gobierno para abaratar el recibo de la luz, uno de los frentes que más preocupa al Ejecutivo en estos momentos. “Siempre dentro del margen que deja la legalidad europea, en España ultimamos una gran reforma, a modo de plan de choque inmediato, pero también con cambios estructurales”, comenta Ribera. Se abordarán numerosos aspectos, “desde la fiscalidad, hasta el funcionamiento del mercado mayorista de la electricidad, las ayudas a los usuarios más vulnerables o incluso la gestión de las presas hidroeléctricas”. La ministra desgrana para este periódico un amplio conjunto de medidas, con al menos diez grandes reformas que se irán introduciendo de forma más o menos rápida a partir de ahora.

La energía desborda el SMI de Díaz (El Mundo)

Este lunes el Gobierno se vuelve a reunir con los agentes sociales para debatir la subida del SMI en los meses restantes de 2021 tras cerrar el último encuentro sin acuerdo: los sindicatos –UGT y CCOO– piden un incremento mayor, mientras las patronales –CEOE y Cepyme– abogan por congelarlo hasta consolidar la recuperación. Las cantidades propuestas por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para incrementar el SMI este año suponen una revalorización de entre el 1,26% y el 2%, pero los precios crecen a un ritmo histórico del 3,3%, según la previsión del INE para agosto de 2021. Gran parte de esa subida se debe al encarecimiento de los productos energéticos (electricidad, gas y otros combustibles), que crecieron un 22,2% en julio respecto al mismo mes del año anterior, según el INE y que, previsiblemente, continuarán al alza tras los últimos récords del precio de la luz con los que comenzó septiembre. Esto supone que, mientras el SMI subiría de media en 2021 (con la propuesta del Gobierno) un 1,58%, hasta los 965 euros, los productos energéticos se encarecerían catorce veces más respecto al año anterior, provocando una pérdida de poder adquisitivo que no se veía desde los peores años de la crisis de 2008. Los salarios no suben igual que el precio de la cesta de la compra.

La agenda social del Gobierno encuentra su principal escollo en la CEOE (Cinco Días, El Correo)

El objetivo del Gobierno es llevar el SMI al 60% del sueldo medio usando como guía el informe del comité de expertos que asesoró a Trabajo, que indicaba que debía de crecer entre 1.011 y 1.049 euros de aquí al final de la legislatura. Sin embargo, la patronal se niega a un aumento que, aseguran, será un “sablazo” para los autónomos, según expresó el vicepresidente de CEOE, Lorenzo Amor, la semana pasada. “El Gobierno está muy tranquilo diciendo que hay que subirlo, pero al Estado le cuesta cero subir el salario mínimo [...] Que la gente se ponga en la piel de gente muy humilde que son empresarios”, señaló, por su parte, el presidente de la patronal, Antonio Garamendi. La intención del Ejecutivo es acordar una senda de incremento a tres años, “con una subida inmediata” para este 2021, según dijo el jefe del Gobierno.

CEOE avisa: «Va a ser muy difícil con Sánchez más pactos sociales» (El Mundo)

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, dio plantón a Sánchez en su «conferencia» en Casa América. No se encontraba en Madrid, pero tampoco hizo esfuerzo alguno en asistir como en otras ocasiones. La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, se huele ya la tostada y declaró este domingo en este diario que espera que los agentes sociales, particularmente CEOE, mantengan «una actitud constructiva». Pero en la patronal ha asombrado cómo la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, se ha impuesto a la primera con el resultado de una subida «inmediata» del SMI que Garamendi ve como una carga intempestiva y contraproducente para las empresas por si fuera poca la luz y otros costes al alza. No sólo la patronal no pactará el SMI, sino que prepara una ofensiva para paliar las consecuencias. «Vamos a hacer casus belli, porque nos quieren imponer un mayor SMI sin reflejarlo en los contratos con la Administración. Desde el Gobierno a las comunidades, diputaciones o ayuntamientos no puede ser que se nos obligue a aumentar costes y no acepten la consecuente revisión del precio en los contratos públicos». Sobre el segundo paquete de las pensiones, CEOE no piensa abrir conversaciones con el ministro José Luis Escrivá en tanto no se convalide la primera reforma en el Parlamento y la perspectiva es no firmar más acuerdos en este capítulo. En la reforma laboral, la negociadora de CEOE, Rosa Santos, ya ha dejado claro que no pactará ningún texto que acabe con la flexibilidad en el mercado laboral tal y como, en su opinión, desliza Díaz en su llamado borrador de decreto de «modernización de las relaciones laborales». En cuanto a la reforma fiscal, el presidente de la Comisión de Economía de CEOE, Iñigo Fernández de Mesa, prepara un informe alternativo al del comité de expertos de la ministra María Jesús Montero.

Los impuestos pinchan: la ‘tasa Tobin’ recauda un 65% menos (El Mundo)

El Gobierno espera cerrar 2021 rozando los niveles prepandemia en cuanto a la recaudación de impuestos se refiere. En concreto, el ministerio que dirige María Jesús Montero calcula que este año se producirá un alza del 7,6% en los ingresos, hasta los 275.200 millones y muy cerca del resultado de 2019, tras haber retrocedido un 8,8%, hasta 255.000 millones, el año pasado por culpa de la pandemia. Sin embargo, las cifras no terminan de cuadrar. Para conseguir este objetivo, el Ejecutivo se encomienda a una recuperación generalizada de todas las figuras tributarias, especialmente el IRPF, pero también al impulso de la nueva Ley Antifraude y a la aportación de dos nuevos tributos, las denominadas tasa Google y la tasa Tobin. Esta última grava las transacciones de acciones de sociedades españolas admitidas a negociación en un mercado regulado con una capitalización superior a los 1.000 millones. Entró en vigor en enero y ha recaudado unos 150 millones en la primera mitad de año, apenas un 17,6% de lo prometido en el Plan de Estabilidad remitido por el Ejecutivo a Bruselas antes del verano: 850 millones para todo 2021. La cifra, adelantada por Economía Digital a partir del informe de la Agencia Tributaria hace muy difícil que Hacienda consiga su objetivo de aquí a final de año.

La rentrée de la economía española (por Manfred Nolte, El Correo)

"...El Gobierno en su ‘síntesis de indicadores’ adelanta sus previsiones económicas para 2021 que son, sobre todo, sus deseos idealizados. El ejercicio 2021, debería registrar los siguientes porcentajes anuales de cambio: un crecimiento de nuestro indicador central, el PIB, del 6,6% (10,8% en 2020); un significativo incremento de las altas en la Seguridad Social que apoyaría una tasa de paro del 15,6% (15,5% en 2020) y una inflación del coste de la vida del 1,8% (-0,3% en 2020); la deuda pública ascendería al 125,3% (119,9% del PIB en 2020), con un déficit del conjunto de las administraciones públicas el 7,9% del PIB. A falta de un tercio de ejercicio económico, la ejecución de cualquier pronóstico resulta complicada. La información de la coyuntura arroja señales mixtas..."

Draghi bajará los impuestos para impulsar el crecimiento (El Mundo)

El Gobierno de Mario Draghi aprobará una reforma fiscal que incluirá una bajada de impuestos para impulsar un crecimiento estructural en el país, según anunció ayer el ministro italiano de Economía, Daniele Franco, que aseguró que la economía nacional avanzará al menos un 5,8 % en 2021. «La reforma fiscal se centrará en mitigar la presión fiscal y en rebajar el impuesto sobre la renta de las personas físicas» porque la carga tributaria debe ser «lo más favorable posible», entre otros factores, para potenciar el empleo y ayudar «al país a crecer en el medio y largo plazo en la medida de lo posible», dijo Franco. La estimación de crecimiento del 5,8% es superior a la ofrecida por el Ejecutivo el pasado abril, cuando calculó que el Producto Interior Bruto (PIB) crecería un 4,5 % este año, y ya fue adelantada este sábado por el presidente de la República, Sergio Mattarella, que comentó que Italia crecerá un 6 % en 2021 y un 7 % en 2022. «Se está produciendo una intensa recuperación del Producto Interior Bruto (PIB), los datos son alentadores, pero el mayor desafío será crecer estructuralmente más que en el pasado». 

Los pensionistas recibirán casi 200 euros a principios de año para compensar la alta inflación (El Correo)

La buena marcha de la economía después de la inédita recesión vivida a raíz de la pandemia de la covid-19 se ve amenazada por un enemigo inesperado: la alta inflación. El pasado agosto el IPC tocó máximos de hace nueve años al situarse en el 3,3% por culpa del encarecimiento sin precedentes que está experimentando la factura de la luz. Y esto no es baladí, ya que tiene un impacto directo para todos: pensionistas y trabajadores, que están perdiendo poder adquisitivo al subir los precios más que sus nóminas, y también el Estado, que tendrá que hacer frente a un fuerte desembolso con el que no contaba, con lo que disparará su gasto y engordará el déficit de la Seguridad Social. Porque el Gobierno está comprometido a abonar a los cerca de nueve millones de pensionistas una paga extra en caso de que la inflación suba este año más de lo que estaba prevista –como sin duda así sucederá– para garantizar el mantenimiento de su poder adquisitivo. Así, si en este 2021 las prestaciones de los mayores se elevaron un 0,9%, en línea con el IPC estimado, esta subida se ha quedado muy corta a la vista de la senda que llevan los precios. Las nuevas previsiones de los expertos sitúan la inflación media al final del año en el entorno del 2,5%.

La brecha salarial entre tiempo parcial y completo es el 29% (Cinco Días)

Las personas con un contrato a tiempo parcial ganan, por hora, un 29,4% menos de media que los profesionales cuyos empleos son a jornada completa. Así se desprende de los datos de la Encuesta Anual de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística (INE), que indica que en 2019 los salarios para ambos tipos de contrato aumentaron, aunque la subida fue mayor para las personas que trabajan el máximo legal (un 2,2% frente a un 0,5%). De esta forma, un trabajador a tiempo completo cobra 16,58 euros la hora, frente a los 11,71 euros que percibe un asalariado con jornada parcial. Por otra parte, del estudio se desprende que también ha habido un aumento de la brecha salarial entre las personas con contratos indefinidos y los que tienen uno de duración determinada. Mientras los sueldos de los primeros crecieron un 2,9%, hasta los 16,76 euros por hora, los salarios de los empleados con contratos temporales descendieron una media del 0,5%, hasta los 12,67 euros. De esta forma, la diferencia en las ganancias entre ambos tipos de contrato se ha estirado en el año previo al comienzo de la pandemia hasta el 24,4%.

La gran banca europea gana cada año 20.000 millones en paraísos fiscales (El País)

Entre 2014 y 2020, los grandes bancos europeos contabilizaron 20.000 millones de euros cada año en paraísos fiscales y territorios de baja tributación, una cifra equivalente al 14% de sus beneficios totales. Así lo refleja un estudio publicado por el EU Tax Observatory, un organismo adscrito a la Paris School of Economics, que pone bajo la lupa a las 36 entidades financieras de 11 países con más peso en el Viejo Continente. Entre ellas están las españolas Bankia, BBVA, Santander y Sabadell, que salen mejor paradas que muchas de sus competidoras. El estudio calcula que se obtendría una recaudación adicional para las arcas públicas de entre 3.000 y 5.000 millones de euros al año si las ganancias de estos bancos se gravaran a un tipo mínimo del 15% del impuesto de sociedades.

Euskadi registra 229 contagios, la cifra más baja desde el 28 de junio, y la positividad cae al 5,3% (Diario Vasco)

Euskadi registró el sábado 229 contagios de Covid-19, lo que supone 80 menos que en la jornada anterior y la cifra más baja desde el pasado 28 de junio. La tasa de positividad se ha reducido hasta el 5,3%, cerca ya del 5% que marca la OMS como tasa prudente, y son 68 los pacientes que permanecen ingresados en las UCI de los distintos hospitales vascos por el virus, uno menos que el día previo. Según los últimos datos aportados por el Departamento vasco de Salud, el sábado se realizaron 4.345 pruebas diagnósticas, por debajo de las 5.369 del viernes, con un resultado de 229 nuevos infectados, frente a los 309 de la jornada previa. De esta forma, la tasa de positivos respecto a las pruebas realizadas se ha reducido del 5,8% al 5,3%.

Uno de cada seis positivos en Euskadi se detectan ya gracias a los test en casa (Diario Vasco, El Correo)

Las pruebas de autodiagnóstico que pueden hacerse en casa de manera individual están dando en Euskadi el resultado para el que se crearon: permitir que cualquier persona que sospeche que puede haberse contagiado de coronavirus por presentar síntomas, ser contacto directo de un positivo, o haber estado en una situación de riesgo, pueda comprobar por sí misma si el Sars-CoV-2 ha entrado en su cuerpo, sin necesidad de perder tiempo esperando a recibir una cita ni recurrir de saque a un sistema sanitario ya bastante saturado. Estos test han sido un éxito desde que el Gobierno central autorizó su comercialización en farmacias a partir del 21 de julio. En el escaso mes y medio que llevan en el mercado se han vendido en las farmacias vascas decenas de miles de unidades. Solo en Gipuzkoa, las boticas despacharon 15.300 unidades durante los primeros quince días de venta. El resultado de esta proliferación de autopruebas es que en agosto, primer mes con datos completos, uno de cada seis nuevos contagios que se han contabilizado en Euskadi (el 17%) han podido ser detectados gracias a la responsabilidad de quienes han dado positivo en una de estas pruebas hechas en el ámbito privado y lo han comunicado a Osakidetza. En cifras concretas, han sido 3.634 de los 20.803 positivos computados por el servicio vasco de Salud el mes pasado.