egun On

Domingo, 29 de agosto de 2021
Núm 880/2021
Año XXXIV

Las grandes empresas retoman la actividad presencial tras más de un año teletrabajando (Diario Vasco)

La pandemia supuso un cambio de ritmo para las grandes empresas que nunca olvidarán. Algunas tenían experiencia en materia de teletrabajo, pero a otras les pilló en pañales. Aún así, se hizo un esfuerzo enorme a nivel tecnológico y salieron adelante, mandando a trabajar a casa a todos sus empleados con los medios disponibles. A algunas les ha ido mejor que a otras, pero la mayoría coinciden en las ventajas que ha aportado un sistema que permite conciliar mejor vida laboral y familiar, ahorrar tiempo en transporte e incluso mayores niveles de productividad, aunque se pierde agilidad y relaciones interpersonales, destacan. Por ello, con el nuevo curso muchas han decidido seguir optando por un modelo híbrido que aúne presencialidad y teletrabajo, pese a que la menor incidencia de la pandemia ya permitiría una vuelta a la oficina casi total.

La ley del teletrabajo no acaba de entrar en la negociación colectiva en Euskadi (El Correo)

La negociación colectiva en Euskadi aún no recoge aspectos de la reciente Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia, que regula apartados del teletrabajo que tienen que ver con la salud laboral, la protección de datos o con los sistemas de compensación de gastos por parte de las empresas que asume el trabajador. Así lo constatado el presidente del Consejo vasco de Relaciones Laborales (CRL), Tomas Arrieta, quien señala que deben abordarse en la negocia- ción colectiva todos esos aspectos que la ley de tra- bajo a distancia regula. En declaraciones a la agencia Europa Press, Arrieta manifiesta en este sentido que la negociación colectiva tiene «mucho camino por delante, con retos evidentes como el desarrollo de muchos de los aspectos de la nueva legislación, como la ley de trabajo a distancia, que regula el teletrabajo, un fenómeno que ha venido para quedarse».

La dura pelea que esconde la subida del salario mínimo (El País)

Los sindicatos tienen claras las razones que van a esgrimir en la reunión convocada por el Gobierno el miércoles con los agentes sociales para defender una subida del salario mínimo interprofesional (SMI): que el precio de la luz está en niveles históricos; que tras cinco meses consecutivos de subidas, el IPC de agosto promete seguir su escalada por encima del 2,9% del mes anterior; que la cesta de la compra de ocho alimentos básicos supera los 101 euros al mes, un 4,6% más que en 2020, según un estudio de Picodi. Por si todo esto fuera poco, los menores de 30 años deben dedicar una media del 60% de sus ingresos para el alquiler de su vivienda, según datos del Consejo de Juventud de España. La reunión va a debatir un aumento salarial que oscila entre los 12 y los 19 euros al mes. La patronal, mientras tanto, considera que aún no es el momento de subir el SMI. Las espadas del diálogo social están en alto.

«No vamos a aceptar vetos de la patronal sobre la derogación de la reforma laboral» (El Correo)

Con septiembre a la vuelta de la esquina, el calendario político está cargado de tareas pendientes como la segunda fase de la reforma de las pensiones y la derogación de la reforma laboral. CC OO está presente en las dos negociaciones y la secretaria del sindicato en Euskadi, Loli García, apunta que «es momento de recuperar derechos laborales». Considera necesario recuperar el equilibrio en las relaciones de trabajo, ya que «los empresarios ganaron todo con la reforma del PP» de 2012. "No vamos a aceptar vetos de la patronal. Creemos que los empresarios ganaron todo con la reforma unilateral del PP. Hay que darle equilibro en nuestro sistema laboral y eso pasa por recuperar derechos para los trabajadores". "Los sueldos deben aumentar en función de la carestía de la vida. El Gobierno se ha comprometido a que el SMI alcance el 60% de la media salarial para el final de la legislatura. Nos han convocado el día 1 y lo que tenemos claro es que no vamos a aceptar migajas ni nos vamos a conformar con una subida mínima. Creemos que es necesario subir el SMI en condiciones porque es hora de recuperar poder adquisitivo y ya vamos tarde".

A vueltas con la temporalidad de los contratos (por Sandalio Gómez, profesor emérito de IESE Business School. El País)

La temporalidad en nuestro país se mantiene entre el 25% y el 30% con respecto a la totalidad de los contratos, mientras la media europea está en torno al 15%. ¿Cuáles pueden ser las razones de este exceso de temporalidad? Es importante aclarar que los contratos temporales existen porque las empresas, tanto públicas como privadas, tienen necesidades temporales, por lo que está plenamente justificada su existencia y en consecuencia deben estar regulados por ley. El empeño de suprimir este tipo de contratos es una tarea inútil, porque en la realidad seguirán existiendo picos de producción, momentos puntuales de mayor demanda del mercado, etcétera. Conocer y asumir esta realidad, nos guste más o menos, es el primer requisito que impone el sentido común, y cualquier proceso sensato de toma de decisiones, mucho más, si debe quedar reflejado en una ley. El problema real no es que existan contratos temporales, sino que el porcentaje sea excesivo y muy superior a la media europea...La verdadera razón que explica el elevado número de contratos temporales, y que hay empeño en no reconocer, tiene nombre y apellidos: el elevado coste de la indemnización de los contratos indefinidos en España, superior a la media europea. Por esa razón, las empresas, con el objetivo de evitar esa indemnización, tienden a realizar un mayor número de contratos temporales del necesario. Ese coste no sólo genera el doble de contratación temporal de lo que sería necesario, sino que, además, frena la creación de empleo estable, que es el más necesario para nuestro país.."

Los fondos europeos entran en una fase decisiva (El País)

España acaba de recibir el primer cheque de los fondos europeos ligados a la pandemia: 9.000 millones. El plan para reactivar y transformar la economía entra en la fase decisiva. “Nos jugamos todo en la ejecución”, resume un portavoz de la CEOE. Las patronales reclaman que el proceso de convocatorias se acelere. Economía asume el reto. A mediados de agosto, con buena parte de los españoles repartidos entre la playa, la montaña y las filas de la vacunación, un cheque de 9.000 millones de euros viajó de Bruselas a Madrid. La ayuda, la primera de otras muchas que seguirán la misma ruta durante los próximos cinco años hasta llegar a 140.000 millones —de los que la mitad tendrán que ser devueltos— es la respuesta europea al impacto de la pandemia. Y, sobre el papel, un estímulo que movilizará cuantiosos recursos privados y debe dejar una España irreconocible para bien: más verde, más digital y capaz de hacer crecer más su economía con menos. Hasta que esas altas expectativas se hagan realidad queda un arduo camino: convocatorias por salir, proyectos por pergeñarse. En definitiva, un monumental esfuerzo de administraciones y empresas para que no quede ni un solo euro sin gastar.

La firma vasca Nantek transforma las mascarillas usadas en combustibles (El Correo)

La ‘startup’ vizcaína Nantek, en colaboración con la firma guipuzcoana de recogida de residuos Orka, ha desarrollado un innovador sistema para el reciclaje de estos residuos sanitarios. La empresa ha empezado a construir en Zamudio una planta de reciclaje de todo tipo de plásticos que podría tratar hasta 500 toneladas de tapabocas al año y convertirlas en combustible a partir de 2022. La joven empresa de Getxo está especializada en la reducción de plásticos y ya desde el verano pasado constataron que las mascarillas sanitarias usadas ni se recogen ni se procesan. Son residuos que además constituyen un potencial riesgo biológico de no ser tratados antes de llegar a los vertederos, ya que existe la posibilidad de que el virus se propague a través de roedores o pájaros, dando lugar a posibles mutaciones. Es por eso que desde Nantek empezaron a pensar cómo atajar este problema. Lo primero fue identificar de qué están hechas las mascarillas: «Llevamos a cabo un análisis y descubrimos que su principal componente era el prolipropileno –un tipo de plástico–, así que estudiamos cómo procesarlas», explica el cofundador de la firma, Carlos Uraga.

«Aunque haya indicios de un cártel eléctrico, necesitamos demostrarlo; y eso es realmente complicado» (Diario Vasco)

Con el precio de la energía registrando récords nunca vistos día sí y día también en el mercado mayorista, el bolsillo de consumidores y autónomos sufre de lo lindo con el paso de las semanas. Olatz Azurza (San Sebastián, 1978) es profesora de Ingeniería Eléctrica en la Universidad del País Vasco. La experta considera uno de los principales fallos del mercado mayorista que «unas pocas empresas controlen tanto el 80% de la generación como el 80% del consumo». "Había que transitar hacia las energías renovables y nos hemos quedado un tanto estancados. En la década del 2010 se pusieron muchas trabas a esa transición, y ahora nos encontramos con que el gas no tiene los precios que tuvo en su momento y tampoco tenemos suficiente energía renovable para suplir esa carencia. Vamos a tener una época dura en cuanto al precio de la luz". "El actual sistema se puso en marcha para que en el mercado existiese una libre competencia y así reducir los precios. Lo que sucede es que el mercado mayorista en España, por la historia que tiene, depende básicamente de unas pocas empresas que controlan tanto el 80% de la generación como el 80% del consumo. Además, esas grandes eléctricas son, en su mayoría, propietarias de las hidroeléctricas. Dentro de lo que son las prácticas de competencia libre, no puede haber un acuerdo entre las diferentes eléctricas para pactar un precio". 

El sector ganadero de Gipuzkoa, al borde de la ruina por la subida de los costes (Diario Vasco)

La desmesurada subida del coste de la alimentación animal en lo que va de año y especialmente el coste del pienso, consecuencia del aumento del valor de los cereales en el mercado mundial, ha provocado que este sector en Gipuzkoa, ya muy tocado por la baja rentabilidad de sus productos, vea estrecharse aún más sus márgenes, por no decir que son nulos. La subida del precio de la luz, agravada este verano, y del gasóleo amenazan con empeorar todavía más la situación. En junio salieron a la calle para protestar por el coste del alimento y esta semana se han vuelto a movilizar para una vez más reclamar para sus productos un precio justo que les dé algo de oxígeno. En 2020 fueron sobre todo los piensos para ganado porcino y aviar los que experimentaron subidas generalizadas, pero en los últimos ocho meses estos dos colectivos han apreciado también cómo el aumento se ha extendido al alimento para vacuno y ovino, con subidas del 20% (el precio se encuentra entre 28 y 32 céntimos el kilo), ahondando aún más en la ya delicada situación del sector productor. Frente a ello, el precio que cobran por la leche y la carne incluso han bajado. Detrás del aumento de precios de los piensos está tanto el interés de los fondos de inversión como una mayor demanda desde países asiáticos. La oferta no crece al ritmo de la demanda mundial con lo que se cumple la regla básica de la economía.

Vitoria apura «un verano redondo» para hoteles, comercio y hostelería (El Correo Araba)

Julio fue bueno, pero agosto ha sido mejor. El turista ha venido «como antes de la pandemia» y además ha gastado. Casi todos están contentos. «Un verano de récord», «mejor que nunca», «como los de antes». Los comerciantes, hosteleros y hoteleros de la ciudad sondeados coinciden. Agosto acaricia su final y lo hace dejando un muy buen sabor de boca a la mayoría de profesionales que trabajan de cara al público. Ha habido más turistas, han gastado más y la sensación es que tanto al comercio como a la hostelería que ha abierto la persiana le ha merecido la pena de largo. «¿Qué cómo hemos trabajado este verano? Mejor que nunca, récord histórico absoluto», resume Sergio Hernando, al frente de las tiendas locales de Udalaitz. Aunque siempre los hay, cuesta encontrar este año quien haya quedado a disgusto por un verano que hasta en lo climatológico ha sido mejor –un poquito, al menos– que en los territorios vecinos. Mejorar los datos de turismo de un 2020 castigadísimo por el covid no era difícil, pero es que las expectativas se han superado. «Agosto vuelve a ser como los antiguos agostos a los que estábamos acostumbrados. Estamos muy contentos», reconoce Irma Monasterio desde el hotel NH Canciller Ayala. 

Presentado ayer el Premio Fabrika Nueva Cultura de las regatas de La Concha (Diario Vasco)

Por séptima edición consecutiva, Adegi entregará el  “Premio Fabrika Nueva Cultura” un premio consistente en 5.000€ y trofeo (reproducción de una trainera) a primera la trainera guipuzcoana en las regatas de La Concha, tanto en categoría femenina como en la masculina. En la presentación del Premio, José Miguel Ayerza, Director General de Adegi,ha recordado que "hace 7 años Adegi comenzó impulsando una nueva cultura en las empresas de Gipuzkoa, hacer de las empresas proyectos compartidos basados en la confianza, lograr que todas las personas de la organización rememos juntas en la misma dirección para lograr un proyecto o propósito inspirador. "Pues bien - ha continuado-  para entrenar los ocho principios de la nueva cultura, estamos construyendo un nuevo edificio, un centro de alto rendimiento, denominado Fabrika, de ahí el nombre del premio, Fabrika Nueva Cultura". José  Miguel Ayerza ha concluido su intervención señalando que, "tenemos un sueño que es transformar las empresas para hacer mejores empresas y a través de ello una mejor sociedad. Es el sueño que tinen las empresas de Gipuzkoa y Adegi y en ese camino ponemos en marcha este gran proyecto que va a ser Fabrika". Ver más en Adegi. 
 

El trabajo que viene (El País)

Los avances tecnológicos han transformado el mapa laboral y añaden nuevos desafíos. Hablar del trabajo del futuro es abrir la puerta a sueños y pesadillas: desde la imagen del profesional independiente con móvil, portátil y vistas a la playa; hasta la del repartidor incapaz de cumplir con sus algoritmos, sin paro, baja médica ni jubilación. La forma que finalmente tenga ese futuro dependerá del país, la formación y el género, por nombrar solo tres de las muchas variables que hacen imposible una predicción exacta. Pero donde termina la profecía empieza el análisis de las fuerzas que ya hoy están modelando las nuevas maneras de trabajar. Ese es el objetivo de este reportaje. El teletrabajo no es solo para oficinistas. Lo llaman Twin Model (modelo gemelo, en inglés) y uno de los sectores que más lo usa es el de hidrocarburos. En esta industria suele ser una réplica digital de la planta petrolera que permite controlarla a distancia. Gracias a los sensores instalados sobre el terreno, su gemelo en la pantalla del ordenador informa en tiempo real al usuario, donde quiera que esté, sobre los niveles de mantenimiento, la capacidad de los tanques, o cualquier otro dato necesario para una operación que, en parte, también podrá ejecutar de forma remota.

Euskadi reduce los contagios un 36% en un mes y alivia la presión hospitalaria (El Correo, Diario Vasco)

Euskadi despedirá agosto con una clara mejoría de la situación epidemiológica, pero con la incertidumbre del comportamiento de la variante delta, la mayoritaria en toda la comunidad, y del inicio del curso escolar y de la vuelta a los lugares habituales de residencia tras las vacaciones. El segundo verano pandémico ha sido complejo, con una quinta ola que ha desbordado todas las previsiones y con una tasa de vacunación completa que, aunque supera ya el 70% –el objetivo inicial para hablar de inmunidad de rebaño–, no ha resultado lo suficientemente efectiva para contrarrestar el poderío transmisor de la cepa india. El declive de este último envite vírico es ya, afortunadamente, una certeza. Los positivos han caído un 36% con respecto a julio, y eso a pesar de los numerosos botellones y fiestas ilegales que se han sucedido a lo largo de todo el mes. El retorno a las aulas y la vuelta al trabajo tras las vacaciones se producirán, en ese sentido, en un escenario más halagüeño que el de hace un año. El ejercicio pasado, a estas alturas del calendario, la curva crecía. Eran los primeros coletazos de la segunda ola.