egun On

Domingo, 13 de junio de 2021
Núm 830/2021
Año XXXIV

"Michelín no corre peligro en Vitoria, pero hay que mejorar para ser más competitivos" (El Correo Araba)

Mariano Arconada, director general de Michelin en Vitoria. Los indicadores Covid mejoran, pero «la tasa de absentismo en la fábrica sigue subiendo. Reconducir esta deriva debe ser una prioridad». La fábrica de Michelin en Vitoria, con una plantilla de 3.350 personas a las que se suman otras 700 que a diario trabajan en subcontratas dentro de la planta, es la más importante de las cuatro que tiene en España el fabricante de ruedas. 600 firmas en Álava suministran a Michelin de productos o servicios. Su director, Mariano Arconada, reconoce que tras un 2020 «muy duro» que se cerró con una caída del 15%, «ahora estamos al 80% de nuestra capacidad». Y con un horizonte de crecimiento «importante». "No hay duda de que los costes energéticos son altos. Los comparamos con los que tienen otras fábricas en otros países y salimos perdiendo. Si hablamos de impuestos, sabemos que lo que pagamos revierte en la sociedad. El problema está en tener todos la cintura adecuada para saber que no se puede abusar, porque entonces se mata a la gallina de los huevos de oro. Si entre empleo directo, indirecto e inducido generamos 16.000 puestos de trabajo en Michelin-Vitoria, fíjese los impuestos y cotizaciones que se pagan. No pido un trato de favor sino unas tasas y unos tributos coherentes y que ayuden al desarrollo de todos". " Ya que tenemos la suerte en Euskadi de contar con grandes empresas, ningún sindicato debería hacer una política que ponga en peligro su futuro y los empleos. Por encima de todo está el bienestar de las familias y de la sociedad y si hay un salario y unas condiciones de trabajo que son buenas, aunque todo es mejorable, tengamos por favor un poco de perspectiva"

La economía de Gipuzkoa despega (Diario Vasco)

Tanto los indicadores como los responsables de industrias del territorio confirman que la remontada es firme. Copreci «Vivimos un ‘boom’ y este año haremos récord de ventas» Rafael Idígoras AFM «Los pedidos crecen y vuelven las ferias, que es muy importante» Leire Elguren Grupo Sarralle «Con los pies en la tierra, sí vemos que casi todo se anima» David Barroso Countercraft «El sector está alegre, está muy sano, y hay muchísima inversión». Con la primera lección aprendida en la pandemia–esa que dice que todo se puede torcer de modo inesperado en cualquier momento– grabada fuego, los datos macroeconómicos que vamos conociendo en las últimas semanas invitan, por fin, al optimismo.

«La economía va a despuntar, hay dinero y queremos que venga a Bizkaia» (El correo)

Unai Rementeria, diputado general de Bizkaia. El objetivo es «atraer inversión productiva, no especulativa», en centros que no sólo produzcan, sino que investiguen. Hay ahora una sensación como de alegría. Como de cambio de ciclo. Después de más de un año de horror, de miles de muertes y de ruina económica, es el tiempo del renacimiento. Empresas de todo el mundo han pospuesto decisiones de inversión que ahora verán la luz, y también el ahorro embalsado de los particulares está esperando que escampe para volver a alimentar la máquina. La normalidad. Es algo que saben todos los países y todos los territorios. Lo tiene muy en cuenta el diputado general de Bizkaia. 

La movilidad eléctrica despega en Euskadi con años de retraso (El Correo)

El País Vasco cuenta con una de las tasas de adopción más bajas de Europa, pero los expertos auguran un crecimiento exponencial los dos próximos ejercicios. La irrupción del vehículo eléctrico en el parque de vehículos de Euskadi está siendo mucho más lenta de lo previsto. El año pasado, las carreteras vascas albergaron 2.861 vehículos eléctricos, un 0,18% del total. Y según datos de la asociación Anfac, entre enero y mayo de este año sólo se matricularon 758 más. Menos que en Canarias o Andalucía. Son, sin duda, cifras muy alejadas del 10% que en 2010 se proyectó para el ya concluido 2020. En comparación, el 22% de los vehículos matriculados en Alemania en abril ya fueron eléctricos y Noruega lidera el ranking con el 80,1%. La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, reconoce que «no se avanza a la velocidad suficiente» y que «la política debe ser palanca del cambio». Imanol Rego, director general de Irizar E-mobility: «En el futuro convivirán los vehículos eléctricos y de hidrógeno». "Los híbridos que emiten CO2 tienen los días contados". 

La interconexión eléctrica entre Euskadi y Francia estará lista en 2026 (El Correo)

Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica, confirma que, a pesar de las pocas prisas del Gobierno francés con este proyecto, la UE vigilará que el plazo se cumpla. " Es verdad que el precio de la electricidad está especialmente alto en España en estos momentos, pero también en otros países de Europa. Es algo que está relacionado con los costes de las emisiones de CO2 y los precios del gas. El Gobierno ya ha adoptado medidas para intentar corregir esta situación...La interconexión con Francia es nuestro proyecto de inversión más importante para los próximos años y es también trascendental para el País Vasco. No sólo porque se va a hacer desde la costa vasca, sino porque es clave para el desarrollo de la industria. También garantiza la posibilidad de una salida para la energía renovable que se produce en la Península Ibérica, que es muy competitiva...Cuando se diseña una infraestructura eléctrica se hace intentando ocasionar el menos impacto posible al capital natural, a la biodiversidad y al territorio. Pero son infraestructuras visibles y eso es inevitable..."

“Sin el contrato por obra será difícil seguir en España” (El País)

La presidenta de la firma de outsourcing Webhelp, Helena Guardans, asegura que “operamos con contratos por obra y servicio porque no podemos asegurar trabajo durante todo el año. Dependemos de nuestros clientes y de sus campañas para manejar unos equipos que son complejos de manejar, pues las puntas de actividad son muy pronunciadas, en Navidad podemos contratar de 500 a 1.000 personas...En España seguimos rigiéndonos por métodos antiguos. Es peligroso cambiar las normas para seguir manteniendo un sistema obsoleto”. Y avisa: “No impongamos un tipo de contrato que nuestro sector rechaza de plano y que va a hacer difícil mantener la actividad en España”. Guardans se dice partidaria de sellar un nuevo contrato social que surja del diálogo entre empresas y sindicatos. Y así poder decidir hasta qué punto estamos dispuestos a admitir precariedad laboral. Y conseguir acuerdos para que, por ejemplo, dos empresas que trabajan por campañas se comprometan a pagar en conjunto un salario digno al trabajador: “Flexibilidad no quiere decir precariedad si nos implicamos todos”. 

Vuelven los impuestos (El País)

Joe Biden —hijo de un vendedor de coches de segunda mano— capitanea un cambio de aires en la política económica. La nueva piel del capitalismo llega incluso al sistema fiscal: bajar impuestos ya no es de izquierdas. Y puede que en los próximos tiempos ni siquiera sea de derechas. Corto y claro: vuelven los impuestos, como suele suceder después de las grandes sacudidas, y van dos en apenas una década. Tras la Gran Recesión hubo promesas de refundación del capitalismo, uno de los grandes gatos por liebre de la historia; del segundo apenas comenzamos a salir, pero las políticas de estímulo se han generalizado. El arreón fiscal está liderado por Biden, y ha calado en las organizaciones internacionales, del FMI a la OCDE, poco sospechosas de socialcomunistas. El G-7 acaba de pactar un tipo mínimo global de Sociedades. La UE aprieta los dientes en fiscalidad medioambiental. Una victoria de los Verdes en Berlín podría cambiar muchas cosas. A algunos no les va a quedar más remedio: España está abocada a subir impuestos.

Un mínimo para el impuesto de sociedades (por Raymond Torres, El País)

"...Todo apunta también a que la vigilancia de las cuentas públicas se restablecerá: Bruselas lanza una advertencia a varios países, entre ellos España, acerca de la necesidad de emprender una senda de corrección de los desequilibrios a medida que la economía se recupera. El impuesto de sociedades es una de las opciones que baraja el G7 para ajustar los balances presupuestarios y a la vez limitar la competencia fiscal internacional que se ha desatado para atraer capital. La iniciativa es saludable, porque las prácticas fiscales de algunos países han generado una carrera a la baja en la tributación de las grandes corporaciones, con una pérdida de ingresos globales para las arcas públicas de entre 82.000 y 200.000 millones de euros anuales, según la OCDE. La competencia fiscal también genera desigualdades entre sectores y perjudica a las pequeñas empresas, que no están en posición de arbitrar entre jurisdicciones, algo nefasto para la propia economía que requiere de innovación para salir de la crisis y aprovechar el cambio tecnológico. Por otra parte, ante la erosión de la base recaudatoria del impuesto de sociedades, los Estados se ven abocados a recurrir a otras fuentes de financiación o a recortar el gasto. Una perspectiva que se enfrenta a evidentes resistencias..."

Así se jubilan en el resto de Europa (El Correo)

La inminente reforma de las pensiones no traerá cambios de calado para los nuevos jubilados. Al menos en esta primera fase. Aunque el objetivo es retrasar el retiro, se pretende hacerlo a través de incentivos. La edad legal de jubilación se mantendrá inalterable, aunque se continuará retrasando paulatinamente de los 65 años a los 67 hasta 2027. Sin embargo, muchos deciden jubilarse antes de tiempo: un 40%. Es un debate muy presente en toda Europa. Alemania exige un mínimo de 45 años de cotización para evitar penalizaciones. Italia recorta hasta un 40% las pensiones anticipadas que no cumplan los requisitos. En Reino Unido no hay edad de jubilación, pero sí de cobro de pensión. Francia, con 42 regímenes distintos, ofrece un abanico de posibilidades. Bélgica permite las prejubilaciones desde los 60 años. 

La tensión entre el Reino Unido y la UE estalla en el G-7 (El País)

La creciente tensión entre el Reino Unido y la UE estalló ayer en Cornualles en la cumbre del G-7, llamado a redibujar el mundo tras la pandemia. El primer ministro británico, Boris Johnson, amenazó con incumplir los compromisos del Brexit. “Queremos las mejores relaciones posibles con este país, pero ambas partes deben cumplir lo acordado”, respondió la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en Twitter. El choque deslució el respaldo logrado por el presidente de EE UU, Joe Biden, para lanzar un plan de infraestructuras y comunicaciones frente a China. Los líderes de las mayores economías harán hoy una declaración. Había demasiado en juego en la cumbre del G-7 de Cornualles como para reventarla, pero la creciente tensión entre el Reino Unido y la UE ha resultado imposible de esquivar. Y el anfitrión, Boris Johnson, ha contribuido a que el conflicto se inflara con unas declaraciones poco medidas. “El Reino Unido es un solo país y un solo territorio. A ver si logro que se les meta esa idea en la cabeza”. 

Euskadi logrará la inmunidad de rebaño en 40 días si vacuna al ritmo de esta semana (Diario Vasco)

El ritmo de vacunación que ha imprimido Euskadi esta semana permitiría alcanzar, si se mantiene, la llamada inmunidad de rebaño el 22 de julio, un mes antes de lo previsto. Es más, el País Vasco sería la primera comunidad autónoma en lograr el ansiado objetivo de tener al 70% de la población con la pauta completa (dos dosis si son inmunizados con Pfizer, Moderna o AstraZeneca, y una si lo son con Janssen). La quinta marcha que ha puesto Osakidetza desde que comenzó junio gracias a la llegada masiva de inyectables, intensificada aún más esta semana, ha colocado a Euskadi en la cabeza del proceso. Solo se le acerca Ceuta, que llegaría al 70% el 25 de julio. El resto de comunidades habrían de esperar a agosto, con Galicia (día 9), Navarra (10), Aragón y Extremadura (11) en cabeza del pelotón.

Euskadi baja de los 200 positivos y afianza el descenso de la pandemia (El Correo)

Todo lo que podría ir bien marcha bien. Euskadi suma otra nueva jornada de resultados positivos en la lucha contra la pandemia de coronavirus. No podrían ser mejores cuando hace sólo un mes la comunidad se encontraba con tasas de infecciones superiores a los 500 casos por 100.000 habitantes y unos porcentajes de positividad por encima del 7%. El viernes volvió a ofrecer cifras para la esperanza, como las que se daban en Euskadi el verano pasado. La cifra diaria de nuevos contagios se sitúa por debajo de 200 y el descenso de la pandemia se afianza. No podrían ser mejores noticias.