Eduardo Anitua, Presidente de BTI

Eduardo Anitua, Presidente de BTI

Eduardo Anitua, Presidente de BTI

“El crecimiento es una obligación si quieres mantener un liderazgo, y más a nivel internacional"

Fundada en 1999, BTI se ha convertido en una de las empresas líder en implantología y rehabilitación oral, así como en un referente científico internacional en la aplicación de terapias regenerativas. Hablamos con su fundador, Eduardo Anitua, que es el actual Presidente y Director Científico, que comparte su experiencia de crecimiento y éxito empresarial.


BTI, 19 años de crecimiento

BTI Biotechnology Institute es una empresa especializada en biomedicina y biotecnología cuya actividad principal se centra en dos áreas de trabajo: la medicina regenerativa y la implantología oral. Su sede central y sus instalaciones se encuentran en Vitoria (Álava).

El intenso trabajo de I+D desarrollado por la compañía ha convertido a BTI en el proveedor del sistema de implantes dentales más versátil del mercado, y una de las empresas líderes en innovación en el panorama internacional. Además, BTI está considerada hoy en día como un referente científico mundial en medicina regenerativa al haber desarrollado la tecnología del Plasma Rico en Factores de Crecimiento (Endoret®) y sus diversas aplicaciones en múltiples áreas de la medicina.

Desde que fuera fundada por Eduardo Anitua en 1999, BTI reinvierte el 100% de los beneficios en I+D, habiendo invertido 55 millones en los últimos 10 años, con el objetivo de generar conocimiento científico y la meta final de desarrollar herramientas terapéuticas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

En la actualidad, BTI emplea a más de 350 personas, 55 de las cuales son investigadoras, teniendo 53 familias de patentes y 193 marcas registradas en 50 países, contando con reconocimientos tan relevantes como el Premio Príncipe Felipe a la Innovación Tecnológica 2007.

BTI cuenta con filiales en EE.UU., Canadá, México, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Portugal, y tiene presencia en más de 30 países.

¿Cómo se pasa en apenas 20 años de existencia de ‘nacer’ a convertirse en la empresa que mayor publicación científica firma?

“Es la consecuencia de haber hecho realidad la idea originaria del proyecto, que era generar conocimiento científico, divulgar este conocimiento y contribuir a mejorar la calidad vida de los pacientes. Y lo hemos logrado gracias a que hemos conseguido crear un gran equipo de investigadores, con una visión innovadora y una gran vocación y capacidad de esfuerzo.”

Ustedes reinvierten el 100% de sus beneficios en I+D+i y eso sin duda explica buena parte de su éxito ¿Cómo ve - en general - al sector de la biociencia en Euskadi? ¿Hay ‘masa crítica’ para progresar en este tipo de especialización?

“Efectivamente, desde su fundación, en BTI se reinvierte cada año el 100% de los beneficios en I+D, algo que ciertamente no es usual, pero que a nosotros nos ha permitido estar siempre en la vanguardia de la innovación en el sector.

Aunque el sector todavía no tenga un gran desarrollo, estoy seguro de que crecerá en los próximos años porque creo que en Euskadi tenemos excelentes investigadores y con gran talento. Desde BTI hemos sido pioneros en generar imagen de país y de seriedad en el sector de la biomedicina, y espero que otros sigan este camino y que juntos podamos mostrarnos como referente internacional.”

Por qué ganar tamaño

Ustedes tienen presencia en más de 25 países y un equipo profesional de más de 300 personas, ¿se plantean seguir creciendo? ¿Y si es así, cómo tienen en mente hacerlo: mediante compra de otros laboratorios, colaboraciones…?

“En este sector o creces o decreces, pero no es posible quedarse igual, por tanto el crecimiento es una obligación si quieres mantener un liderazgo, y más a nivel internacional.

La forma en la que nosotros hemos ido estructurando nuestro crecimiento ha sido a base de ir creando startups dentro del grupo BTI, para ir desarrollando nuevas líneas de investigación, técnicas y productos en diferentes áreas de la medicina.”

 

¿Y crecer en Euskadi en éste u otros sectores? ¿Lo ve factible?

“No lo veo fácil, porque es importante que generemos un entorno para que las empresas tengan cierto tamaño que no siempre se da… y nuestras instituciones tienen que hacerse muchos replanteamientos para favorecer ese crecimiento.”

Visto desde fuera, uno diría que en su sector es más relevante la investigación concreta que se lleva a cabo que el tamaño empresarial. Es decir, un laboratorio de 20 personas puede situarse a la vanguardia mundial en un determinado campo sin necesidad de adquirir más dimensión. ¿Es así, o realmente el tamaño también importa aquí?

“Un laboratorio de 20 personas puede ganar el Premio Nobel, pero nunca será una empresa líder en ningún sector. Por lo tanto el tamaño no solo importa, sino que es crítico para poder competir de tú a tú con las grandes multinacionales del sector, porque si no siempre será la pelea entre David y Goliat. El tamaño es indispensable para competir en el mercado internacional, donde el incremento de estructura se hace imprescindible para estar presente en muchos mercados y en muchos idiomas.”

Usted conoce perfectamente la realidad empresarial e investigadora de otros muchos países. ¿Cuáles diría que son las principales dificultades a las que se enfrentan las empresas en Euskadi, en España, en Europa… cuando se plantean ganar tamaño, hacer compras, etc., en un sector tan especializado como el suyo? ¿Hay diferencias con respecto a otras zonas del mundo?

“La imagen de país es verdaderamente importante ya que en biomedicina no solo se vende un marcapasos, un implante o un equipo electrónico biomédico, sino que se vende seguridad y ahí la imagen, la solvencia y la seriedad de un país es crítica. Hay países que han sabido exportar su imagen mucho mejor que nosotros, especialmente en el sector de la ciencia y la tecnología, por lo que nos podemos hacer a la idea de que jugamos en inferioridad de condiciones respecto a otros países de nuestro entorno europeo.”

Eduardo Anitua, Presidente de BPI

Eduardo Anitua, Presidente de BTI
 

¿Cree que las empresas vascas en general son conscientes de la importancia de ganar dimensión para competir por el mundo?

“Creo que en Euskadi tenemos unos extraordinarios empresarios y emprendedores, un auténtico ejemplo a nivel internacional, que han sido capaces de crear empresas en un entorno verdaderamente complejo como el que teníamos hasta hace unos años. Nuestros empresarios son conscientes de sus dificultades y de sus limitaciones y yo diría que todos coincidimos en que lo fundamental es ponerle pasión, echar horas y mucho esfuerzo.”

Por último, ¿echa en falta algo por parte de las Administraciones a la hora de ganar dimensión empresarial? ¿Echa de menos alguna medida, incentivo, etc., en concreto?

“Estamos en un entorno laboral complejo, con unas inestabilidades políticas que no animan a la inversión… y a pesar de todo se crean empresas y puestos de trabajo.

En cualquier caso, para que en Euskadi se creen empresas innovadoras tenemos que ser conscientes que las instituciones deben proteger y comprometerse con la innovación, de no hacerlo así otros países que sí lo hacen están llamando a gritos para que las empresas se muevan hacia lugares en los que encuentren mayor protección para su innovación.”