El debate: Algunas cuestiones capitales en la implantación del modelo Confebask

Participantes del debate

La jornada organizada por  SEA-Empresarios Alaveses  concluyó con un debate moderado por  Juan Biurrun socio director de Talentix en el que intervinieron, además del profesor Huerta y Alejandro Arrasate, Víctor Fernandez socio director de Concilia. Éste es el resumen de sus respuestas a algunas preguntas planteadas:

- ¿Cuál de los principios del modelo Confebask es el más importante y por cual debiera comenzarse la implantación del Modelo?

Para Víctor Fernandez el modelo es un todo y cada empresa tiene que implantarlo adaptándolo a su realidad concreta. De ahí que resulte de interés comenzar por un diagnóstico y, de acuerdo con el mismo, llevarlo a la práctica alineado con el modelo de negocio. Flexibilidad y adaptación son, pues capitales.

Sin embargo, matiza Alejandro Arrasate, de entre los principios del Modelo, el de colaboración y el de implicación constituyen las bases cardinales del Modelo; el resto, retribución, cualificación, adaptabilidad, etc, tienen un carácter más instrumental. De ahí que, a su juicio, el primer paso sea intentar ganar credibilidad y la confianza de las personas para enfrentarnos a las dificultades que inevitablemente van a presentarse. Y es que, añade, el Modelo no soluciona problemas sino que nos prepara para resolverlos.

En la misma línea, añade el profesor Huerta, las distintas iniciativas tienen que estar integradas entre sí y ser coherentes porque es esta coherencia la que dará fortaleza y sostenibilidad a un cambio de paradigma que no va a ser fácil.

En todo caso, ganar confianza, coinciden todos los intervinientes, es uno de los elementos angulares. Este elemento, que es clave, encuentra que la tradición “fordiana” no le favorece porque si se ha gestionado sin transparencia, ni información y sin preocuparse de integrar a las personas, lo natural es que se genere conflicto y no confianza. Y la batalla por la confianza se gana con la información y la transparencia pero, como remacha Alejandro Arrasate, se gana con los hechos; hechos cortos, seguidos, paso a paso.

- ¿Qué papel tiene la negociación colectiva en la empresa 4.0?

Víctor Fernandez recuerda que la negociación colectiva es uno de los pilares del modelo social europeo, tiene una protección jurídica excepcional, constitucional de hecho, y va a mantenerse a pesar de las dificultades que está experimentando para adaptarse a los requerimientos de los entornos 4.0

Pero el Modelo en sí, señala, Alejandro Arrasate, busca la implicación de las personas y ese hecho, adecuadamente percibido y correctamente gestionado, debiera facilitar la negociación colectiva. Personas implicadas en un mismo proyecto empresarial y con confianza entre sí, debieran ser capaces de negociar sus condiciones laborales con mayor facilidad. Por eso, añade Arrasate, el Modelo no va contra nada y menos contra la negociación colectiva cuyas dificultades actuales derivan, no del Modelo, sino de las resistencias a la adaptación de sus actores principales.

- ¿Cuáles son las principales dificultades que puede encontrar la implantación del Modelo Confebask en empresas 4.0?

Para el profesor Huerta las principales dificultades derivan del fuerte arraigo de la empresa “fordista” todavía muy implantada en muchos empresarios y directivos demasiado apegados al tradicional “ordeno y mando”. Son muchos también los trabajadores que están cómodos en el modelo tradicional que no les exige compromiso, que les retribuye con un salario fijo y que les permite plantear su vida personal absolutamente desvinculada de su empresa y sus circunstancias. También plantean dificutades mandos intermedios llamados a desaparecer en organizaciones más planas y los propios sindicatos demasiado apegados al tradicional modelo laboral de confrontación.

Pero, a pesar de las dificultades, apunta Víctor Fernandez, las empresas no tienen otra opción que gestionar el inminente “tsunami” tecnológico con un cambio organizativo radical que debe ser liderado por la misma empresa porque en ello le va al competitividad, es decir, la supervivencia.

En todo caso, desde la practicidad que exige la empresa, Alejandro Arrasate insiste en la contundencia de los hechos. A su juicio, insiste, los cambios organizativos como el que se plantea exigen trazar un camino, comunicarlo bien pero hay que cimentarlo con hechos; hecho claros e indubitados que permitan construir la confianza, cimiento imprescindible sobre el que se apoya la implantación del Modelo Confebask.