El modelo Confebask se presenta en SEA - Empresarios Alaveses: Empresa 4.0

Jon Bilbao

por Jon Bilbao, director del Departamento Jurídico-Laboral de Confebask

En un evento importante que reunió a empresas y autoridades públicas, Sea presentó el pasado 19 de abril el Modelo Confebask de RRLL. El gran acierto de la jornada fue lo que su propio título planteaba: “Modelo de RRLL para la Empresa 4.0”, es decir, la vinculación del Modelo con el fenómeno 4.0.

Este fue el punto central que el presidente de Sea, Pascal Gómez, y el Secretario General, Juan Ugarte, supieron ver y enfatizaron en su presentación. En efecto, insistieron ambos, en que el Modelo Confebask, fruto conjunto de la reflexión de sus tres asociados, Adegi, Cebek y el propio Sea, no es una elucubración sino, como pudo verse a lo largo de la jornada, una alternativa adecuada al tipo de organización de personas que necesita la empresa en entornos 4.0.

El tradicional modelo fordiano, el de la distinción entre los que deciden y los que hacen, el fuertemente jerarquizado, el poco transparente y poco empático con las personas, resulta lento y disfuncional ante los retos que plantean mercados tecnológicos, globalizados y crecientemente cambiantes.

La complejidad requiere cualificación y el cambio adaptabilidad y ninguno de los dos puede gestionarse eficazmente en el conflicto permanente sino que requieren entornos colaborativos que se apoyen en la identificación y el compromiso de las personas con el proyecto empresarial. De ahí que el subtítulo de la jornada fuera “construyendo confianza”.

Sobre esta base giraron, una y otra vez, las distintas intervenciones que se dieron en la jornada, desde la visión más general y holística que aportó el catedrático de Gestión de Empresas de la Universidad Pública de Navarra, Emilio Huertas, hasta las visiones más aplicativas y más prácticas de VÍctor Fernandez, socio director de Concilia y de Alejandro Arrasate, Director de RRHH de Aernova.

Las principales conclusiones de la jornada fueron las siguientes:

  • Frente al arraigo todavía fuerte de los modelos organizativos tradicionales, las pautas que marcan las empresas más punteras pasan por invertir en tecnología, apostar por organizaciones menos jerárquicas y más planas, invertir en formación y motivar y comprometer a los empleados.
  • De entre los siete principios del modelo, la colaboración y la implicación son los elementos cardinales mientras que el resto tienen un carácter más instrumental. Y ambos principios cardinales descansan en la confianza que se constituyen en el prerrequisito del Modelo y que solo se consigue, por un lado, con transparencia y comunicación pero, de otro lado, con hechos; hechos cortos, mantenidos, continuados.
  • No obstante, el Modelo constituye un todo que en su aplicación tiene que aplicarse con coherencia que es requisito de permanencia y sostenibilidad.
  • Sin embargo, no existen recetas universales en su aplicación que, por lo tanto, debe ser flexible y adaptada a las circunstancias de cada empresa.
  • La negociación colectiva, todavía demasiado anclada en parámetros tradicionales, no debiera verse dificultada por la aplicación del Modelo. Al contrario, en un entorno de colaboración y confianza la fijación acordada de las condiciones laborales debiera resultar más sencilla.
  • Esta transformación es larga y es difícil y resulta casi imposible con la tradición y el lenguaje confrontativo clásico. Todavía demasiados empresarios y directivos, lo mismo que trabajadores y organizaciones están demasiado ancladas en los viejos parámetros conocidos. Y el caso es que las empresas no van a tener, no tienen ya, más alternativa para enfrentar a los retos de la Industria 4.0 que cambiar su modelo organizativo y ese cambio debiera ser liderado por la propia empresa porque de ello depende su competitividad esto es, su supervivencia

No queda más que felicitar a SEA por la organización de una jornada tan bien planteada como rica en sus conclusiones.