Entrevista a Iñaki Garcinuño, Grupo Gráfico Garcinuño

Iñaki Garcinuño, presidente del Grupo Garcinuño

Iñaki Garcinuño, Grupo Gráfico Garcinuño

"El sector gráfico está obligado a concentrarse para sobrevivir. Tras una crisis muy potente, equiparable a la de la construcción, la atomización ya no tiene sentido"

·La empresa familiar Imprenta Garcinuño inició su andadura hace más de medio siglo en Bilbao y desde entonces  ha afrontado numerosos retos que le han permitido mantenerse en el mercado. Pero no fue hasta el inicio de la última crisis en 2008 cuando tuvo que llevar a cabo un giro radical en su estrategia para sobrevivir. Había que adquirir tamaño, ganar en competencias en un ‘sector maduro’, y expandirse a nuevos mercados  

·Iñaki Garcinuño cree  que ‘adquirir tamaño facilita captar talento y una mejor organización de la producción para adaptarse a la flexibilidad que exige el cliente’

Hace ya unos años la firma familiar empezó por  adquirir ‘Plotea’, una PYME de diseño, impresión y montaje de todo tipo de carteles y demás productos de impresión gráfica, que tenía a ‘Garcinuño’ como uno de sus principales clientes.

Una ‘absorción lógica’ hasta cierto punto pero que, conscientes de que la situación no tenía marcha atrás, supuso su particular ‘bautismo de fuego’ en su carrera para ganar tamaño.

El pasado mes de mayo, Garcinuño adquirió ‘Samper’, una de las imprentas de mayor tradición en el sector de Artes Gráficas de Bizkaia.

Tras esta operación, el Grupo Garcinuño emplea a 43 personas, y prevé una facturación anual en torno a 5 millones de euros, siendo una de las principales empresas del sector en Euskadi.  ‘El sector Gráfico -asegura Iñaki Garcinuño- está obligado a concentrarse para sobrevivir’.

Iñaki Garcinuño, en entrevista a Confebask, explica el porqué de su decisión de ganar  tamaño. Tal y como reconoce Garcinuño ‘hemos pasado por una crisis muy potente en Artes Gráficas, equiparable a lo vivido con la construcción que en estos últimos años ha reducido a  la mitad actividad y empleo. Había una capacidad de producción enorme a la que no se daba salida en el mercado, además de una ‘atomización’ que ya no tiene sentido’.

En opinión de Garcinuño, estas operaciones de adquisición son una forma de ‘innovar aplicando una estrategia diferente: estamos en un sector maduro que exige nuevas formas de actuar. Es clave estar al día de lo que pasa y ser atractivo’.

Garcinuño también destaca que ‘las asociaciones empresariales pueden servir para favorecer la fusión de las PYMES. Ahí nos damos a conocer y acabamos percibiéndonos más  como colaboradores que como competidores’.

 

Ventajas

 Entre las ventajas de ganar dimensión, Garcinuño cita ‘la captación de talento y una mejor organización de la producción para responder a los plazos flexibles de entrega que exige el cliente. Se ha pasado de ser sólo impresores a ofrecer todo tipo de instrumentos de comunicación gráfica, que incluyen diseño, volumen flexible de pedidos, de tiempo de entrega y peticiones a la carta. Ahora - concluye Iñaki Garcinuño – tratamos de sostenernos, pero el sector gira hacia una mayor flexibilidad en plazos y más productos a medida’.

La reciente adquisición de Imprenta Comercial Samper les aporta know-how y posibilidad de crecer’. En definitiva, maquinaria más potente y mercado exterior; es decir, calidad y más países en donde vender en un sector en el que, según confiesa Garcinuño, exportar no es nada fácil’.

En el tamaño están las sinergias y además la compra supone una forma rápida de crecer’.

Claves

¿De qué depende el éxito de este tipo de operaciones? Para Iñaki Garcinuño, una de las claves reside en el estilo de la dirección. Hay que ser empático con tus competidores, incluso ser atractivo para ellos;  y estar al día de lo que pasa y la tendencias que se detectan. En ese sentido - añade - las asociaciones empresariales pueden ser de gran ayuda para las PYMES, porque son un foro en el que las empresas y las personas nos damos a conocer. Se fomenta el encuentro; y ese contacto hace que en muchas ocasiones nos acabemos percibiendo como colaboradores necesarios, antes que como competidores agresivos. En mi caso por lo menos así ha sido, y ha facilitado mucho nuestra última operación’.

También es importante para el directivo vasco saber vincular a la plantilla con el proyecto empresarial: ‘cuento con una muy buena plantilla’ - asegura Garcinuño - que insiste en querer resaltar esta implicación de las personas como una de las claves para la supervivencia de la empresa.

Imprenta

Dificultades

El hecho de ser PYME, sin duda, condiciona mucho las operaciones de compra o fusión entre compañías. De hecho, entre los principales obstáculos para ganar tamaño, el directivo vasco señala que ‘las compras exigen a las PYMES un gran esfuerzo personal de planificación y de financiación. Hay que contar con un buen asesoramiento jurídico, fiscal y mercantil, analizar bien la operación y funcionar con previsiones conservadoras de negocio. Es la única manera - afirma - de no llevarse después sustos innecesarios’.

Además, Garcinuño también cree que desde las administraciones no se termina de fomentar con claridad el que las empresas ganen tamaño. ‘Echo de menos - afirma - medidas fiscales que incentiven a  las  PYMES vascas para ganar en dimensión’.

Merece la pena

En ese sentido reconoce que a la hora de plantearse ganar tamaño hay que tener en cuenta muchos factores que,  en ocasiones, generan estrés y muchas preguntas sin respuestas a corto plazo. A pesar de todo, está convencido de que la vía que han emprendido  es la única forma de progresar. En un sector tan maduro como el de las Artes Gráficas - asegura- la innovación no está tanto en el proceso productivo - que también -  como en la estrategia.

Y concluye: ser empresario engancha. Una vez que realizas la primera compra ya estás pensando en la segunda. Es un gran esfuerzo, pero se aprende mucho. Merece la pena’.

Grupo Garcinuño