egun On

Sábado, 21 de marzo de 2020
Núm 416/2020
Año XXXIII

Mercedes presenta un expediente por fuerza mayor y Michelin amplía el cierre a dos semanas (El Correo)

La dirección de la planta de Mercedes-Benz en Vitoria trasladó ayer al comité su intención de aplicar un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) de fuerza mayor para su plantilla con carácter retroactivo desde este pasado lunes, cuando se decretó la parada de producción en la factoría. La otra gran industria alavesa, Michelin, anunció que la suspensión de la actividad en la fábrica se ampliará hasta finales de mes, en total dos semanas como mínimo, aunque inicialmente se había fijado un plazo de ocho días.

La industria, en vilo ante la caída de pedidos y la falta de previsiones (El País)

La Covid-19 ya ha alcanzado a lo más hondo de la industria. El grupo español Celsa, uno de los mayores productores de componentes de acero del mundo, comunicó la noche del jueves a los sindicatos la intención de presentar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Afectará a casi 900 empleados de su planta de Castellbisbal (Barcelona). No es otro anuncio más de ERTE en esta cascada de expedientes que se vive por la crisis del coronavirus. Cuando la siderurgia toma medidas para recortar la producción es que la industria que tiene por debajo va a sufrir serios problemas por la falta de acero.

Los afectados por ERTEs en Euskadi vuelven a doblarse en un día y rozan los 29.000 (El Correo, Deia, El Mundo)

El número de ERTEs –suspensiones temporales de empleo– crecen al mismo ritmo exponencial al que se propaga el coronavirus. Como ya es sabido, el Gobierno ha agilizado y mejorado las condiciones de este instrumento que permite a las empresas, grandes y pequeñas, pasar a los trabajadores al paro de forma temporal. Para muchos negocios es la única forma de sobrevivir y así se ve en los datos. En Euskadi prácticamente se doblan cada día. Los presentados hasta ayer sumaban 3.382 y afectaban a 28.846 trabajadores, según el parte diario que hace el Departamento de Trabajo del Gobierno vasco, que es la autoridad laboral competente en Euskadi. Comparando con los datos del día anterior, en una sola jornada se han incrementado en 2.000, tras más que doblarse, y los trabajadores afectados han pasado de 15.000 a casi 29.000.

Las grandes empresas temen perder el año por la crisis del coronavirus (El País)

El consumo cae de forma peligrosa desde que el Gobierno decretó el estado de alarma. El confinamiento y la alerta sanitaria han provocado un alud de cierres de establecimientos y un parón de la actividad. Esta decisión deriva en la suspensión temporal de muchos trabajadores, que reducen sus gastos, lo que se va a notar en la cuenta de resultados y en el PIB. Las empresas temen que el impacto les lleve a pérdidas y a recortar plantillas. Ninguna de la decena de firmas cotizadas consultadas se atreve a adelantar previsiones apelando a la “falta de visibilidad” sobre cuánto va a durar la crisis, pero la mayoría teme perder el año. Y confiesan que creen que los problemas seguirán una vez termine el confinamiento.

Las pymes calculan que el confinamiento destruirá al menos 300.000 empleos (El País, Cinco Días, El Mundo)

La crisis desatada por la pandemia del coronavirus causará la pérdida de al menos 300.000 empleos hasta final de año siempre que las medidas de aislamiento se prolonguen durante un mes, según un estudio presentado ayer por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) en colaboración con el Centro de Predicción Económica (Ceprede). El informe también estima que, en este escenario, hasta tres millones de personas se verán afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). igual que toda la economía, va a ser muy lento”. Las energéticas también sufren las consecuencias de la crisis. A la caída de ventas en el queroseno que utilizan los aviones, que supera el 70% en España, se junta el desplome en las estaciones de servicio.

El Banco de España vaticina una «perturbación sin precedentes» (El Correo, Diario Vasco, Cinco Días, Expansión)

«Nos enfrentamos a una perturbación sin precedentes». Así de contundente fue ayer el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en su primera respuesta oficial a la crisis del coronavirus que está afectando a la economía española. Por ello, pidió a los gobiernos europeos más coordinación y que se amplíen las políticas fiscales para paliar las consecuencias de esta pandemia. La coordinación entre los países de la UE «no es una opción; es una necesidad» para atenuar los efectos de la pandemia. 

El coronavirus provocará este mes tres millones de parados y destruirá 300.000 empleos en 2020 (El Correo, Diario vasco)

La crisis del coronavirus está afectando duramente a la mayor parte del tejido empresarial español, que ha visto cómo de la noche a la mañana se paralizaba prácticamente toda su actividad. Las grandes empresas ya han comenzado a presentar una avalancha de ERTEs para hacer frente a las pérdidas y tratar de preservar los millones de empleos que están en juego, pero también las pymes y autónomos se están viendo seriamente perjudicados.

Amenaza al turismo de 63.000 millones de euros (El Mundo)

El impacto tiene cifras: se calcula que los ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) en el sector afectarán a 800.000 empleos y habrá pérdidas de 39.000 millones de euros, si se tiene en cuenta un escenario optimista en el que el turismo se recupere en cuatro meses. Si se pierde la campaña de verano, porque no se levantan las medidas de restricción y porque la gente sigue teniendo miedo a viajar, las pérdidas podrían elevarse a los 63.000 millones de euros.

"Habrá ayudas para que los autónomos puedan pagar cuotas y alquiler" (Deia)

Entrevista a Borja Belandia, Director General de Lanbide. "El paro va a aumentar, pero al no tratarse de una crisis económica, creo que podremos recuperar el nivel previo de actividad". "La RGI no se encuentra en riesgo. Es prioritaria y, si hace falta, se recurrirá a otras partidas para garantizar su pago"

 

Los arrantzales se resienten ya y alertan del riesgo para su actividad si el consumo se desploma (Diario Vasco)

La pesca se juega gran parte del año en lo que puedan dar de sí estas semanas de alerta por la pandemia del coronavirus. Cientos de arrantzales han salido a la mar estos días para afrontar la campaña de verdel y otros tantos comercializadores han acudido a las lonjas para la compraventa de las especies. Y todos esos trabajadores que conforman esta inmensa cadena se exponen también cada día al Covid-19. No han existido contagios del virus entre la flota de arrantzales, pero la preocupación de todo el sector de bajura y altura vasco –cerca de 250 barcos– es si los precios se sostienen, a corto plazo, como para hacer rentable la actividad.

Bruselas propone congelar las reglas fiscales ante el desplome económico (El País, Deia)

En una medida sin precedentes, Bruselas propuso ayer suspender de facto las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. “Hoy, y esto es nuevo y nunca hecho, activamos la cláusula de salvaguarda”, anunció en Twitter la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Esa medida, prevista en las reglas comunitarias, supondrá que todos los países de la UE queden exentos de sus objetivos de ajuste para este año. Así, Bruselas da barra libre a las capitales para que inyecten todo el dinero que crean necesario para afrontar la crisis sanitaria del coronavirus y paliar sus consecuencias económicas.

Reino Unido pagará el 80% del salario de todos los empleados (Expansión)

El Gobierno británico anunció ayer por la tarde que pagará el 80% del salario de todos los empleados británicos, hasta un máximo de 2.500 libras (2.750 euros), en un intento por frenar los despidos masivos que la crisis del coronavirus está ya provocando en Reino Unido. En una rueda de prensa celebrada en Downing Street, el ministo de Economía, Rishi Sunak, aseguró que el Gobierno va a respaldar a las empresas y que está dispuesto a tomar “medidas sin precedentes, para tiempos sin precedentes”. El paquete de rescate para el empleo llegó al mismo tiempo que el anuncio de nuevas medidas extremas para frenar la propagación del coronavirus. Johnson decretó el cierre de pubs, teatros, gimnasios y restaurantes desde ayer por la noche, una decisión que había intentado evitar por todos los medios para no acabar con la vida social de los británicos.

Euskadi afronta «los días más difíciles» con las UCI al límite y sin el material necesario (El Correo, Deia)

Euskadi afronta los días más complicados de la pandemia de coronavirus, que camina hacia su momento de mayor virulencia, y lo hace sin disponer aún del material necesario ni las mejores condiciones para atender la demanda asistencial que se le viene encima. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, fueron ayer muy claros al definir el panorama en el que nos encontramos. «Las jornadas que vienen serán difíciles, porque irán aumentado los casos, aunque la tasa de crecimiento se va a ir reduciendo». El número de nuevos afectados seguirá aumentando y luego se entrará en una fase en que se mantendrá estable. 

El coronavirus se cobra ya la vida de diez personas cada hora en España (El Correo, Diario Vasco, Deia, El país, El Mundo)

a lo advirtieron los técnicos de Sanidad: Pedro Sánchez se iba a quedar muy corto cuando el pasado viernes vaticinó que España «podría» alcanzar en los próximos días los 10.000 infectados. La pandemia sigue en crecimiento exponencial y ha doblado en tan solo tres días el número de enfermos, hasta llegar casi a los 20.000. Pero el Covid-19, sin que todavía se vea el más mínimo efecto de los cinco primeros días del confinamiento de la población, incrementa sobre todo su letalidad y ya mata a diez personas a la hora en España, donde solo entre el jueves y ayer se registraron 235 víctimas mortales.

La baja letalidad en Alemania: hipótesis para un enigma (El País)

Las cifras del coronavirus en Alemania esconden un enigma: hay 17.000 casos confirmados y solo 44 muertos. Su tasa de letalidad, del 0,26%, es muy inferior a la de Francia (2%), España (4%) e Italia (8%). En esta diferencia influye la capacidad de Alemania de hacer miles de test, pero su tasa de letalidad es baja también si se compara con Corea del Sur (1%), cuya capacidad de diagnóstico es alta. Ni el Ministerio de Sanidad ni las autoridades alemanas tienen una explicación definitiva.

Los enviados chinos abroncan a Italia: “Aún hay fiestas” (El País)

Los médicos chinos que ayudaron a vencer el coronavirus en Wuhan, epicentro de la pandemia, han alertado de que el confinamiento que se está aplicando en Italia es demasiado laxo como para contener el virus y han aconsejado que se adopten medidas mucho más severas. El equipo de nueve expertos de China que está trabajando desde el jueves en Milán para asistir a las autoridades italianas ha criticado duramente, después de visitar la ciudad, la ligereza de las restricciones que están en marcha en el país transalpino y ha recomendado medidas más rígidas para que toda la gente se quede en sus casas, única forma, aseguran, de frenar la propagación del virus. Conte no vetó hasta ayer el acceso a los parques.